Formando parte de la familia tuvana

6 08 2012

Asi es como me siento después de haber regresado de Tuva este julio del 2012. Y profundamente agradecido.
Ha sido la segunda vez que iba, después de asistir al Simposium Internacional de Khoomei en el 2008, y no por eso ha sido menos intensa..
Finalmente me decidí presentar a la competición de khoome,i celebrada en el Festival Dembeldei que este año iba dedicado a Kongar-ool Ondar, animado por uno de mis amigos músicos tuvanos (Eugeny Saryglar)  miembro de la orquesta nacional de Tuva.

Y creo que fue gracias a sus ánimos y ayuda, ya que entre otras cosas me acompaño al sastre a hacerme el vestido, pues yo no lo tenia del todo claro.

Aparte del gozo de ver un sueño cumplido, de sentir cierto orgullo al ser el primer español que se presenta a una competición de estas, de tener situaciones divertidas y excitante como cuando en la gala de apertura del festival salí en el desfile de los paises en competición con una pancarta de “España” escrito en cirílico (me acompañaba un grupo de españoles que también fliparon, al estilo de las olimpiadas), de tener momentos surrealistas tocando para 12000 personas en el estadio donde se celebraba una final de la lucha libre tuvana (como el futbol aqui), en realidad lo que más me tocó la fibra era sentir que formaba parte de alguna manera de la familia musical tuvana.  Estando con los músicos veteranos y noveles entre bambalinas antes de la competición, la mayoria con nervios como yo. Compartiendo momentos especiales en la sala donde se reunen los músicos durante el año, hablando, cantando, oyendo como ensayaban otros, comiendo a  la manera típica..  Y aunque hubiera una mención a mi participación, me siento profundamente agradecido por la hospitalidad y generosidad de esos músicos, especialmente de los amigos.

Bandera tuvana al fondo

Y ya pensando en volver para ver a los amigos y cantar con alguno de ellos..

 

Anuncios